FACTORES DE CRECIMIENTO (PRP)

Los Factores de Crecimiento (Growth Factor) son proteínas que se encuentran en nuestra sangre y desempeñan una importante función en la comunicación intercelular para la reparación de lesiones. Al infiltrar o colocar Factores de Crecimiento directamente en la lesión, se acelera y mejora el proceso de regeneración celular acortando el tiempo de recuperación, en algunos casos a la mitad.

Los Factores de Crecimiento se pueden utilizar en cualquier tejido lesionado. Así, se usan en casos de Tendinitis (Aquiles, Rotuliana, etc.), lesiones musculares (rupturas fibrilares, desgarros musculares), pseudo artrosis, fracturas y en lesiones del cartílago.

¿Qué es el plasma rico en factores de crecimiento o PRGF?

El Plasma Rico en Factores de Crecimiento (PRGF, Plasma Rich in Growth Factors) o Plasma Rico en Plaquetas (PRP) es una técnica actual de regeneración celular que acelera el proceso de cura de las lesiones musculares, tendinosas y articulares.

Los Factores de crecimiento o Plasma Rico en Proteínas son sustancias proteicas solubles comprendidas en el interior de las plaquetas. Estas sustancias estimulan a otras células que empiezan a crear una gran variedad de procesos tales como, formación de tejido nuevo, cicatrización, reparación de tejidos, curación de huesos, piel, ligamentos, etc.

Estos factores se fusionan únicamente a receptores de la superficie de la célula donde deben actuar. Químicamente son capaces de inducir, estimular y fomentar su multiplicación cuando existe lesión y reparar el tejido específico en cada ocasión. Las células madres adultas necesitan el estímulo de los factores de crecimiento para producir sustancias y células específicas del tejido que deben crear.

El plasma rico se adquiere de la sangre del mismo paciente. Una vez extraída la sangre, se separa el plasma rico en factores de crecimiento, proteínas esenciales en proceso de reformar, reparar y regenerar tejidos. Los factores de crecimiento se pueden encontrar tanto en el plasma sanguíneo como en las plaquetas (en los gránulos Alfa).

Las plaquetas son las células sanguíneas que tienen como función detener el sangrado si se produce lesión vascular. También, son fuente natural de factores de crecimiento y tienen la singularidad de liberar estas proteínas en el lugar exacto de la lesión, siendo capaz de regenerar tejidos y reestructurar la matriz extracelular.

Esta singularidad plaquetaria de los factores de crecimiento hace posible que una lesión se cure incluso en la mitad de tiempo, ya que el tratamiento acelera el proceso de restauración de los tejidos implicados.

¿En qué consiste el tratamiento de Factores de Crecimiento?

El procedimiento es sencillo y mínimamente invasivo, por lo que se realiza de forma ambulatoria. Después de extraer una pequeña dosis de sangre al paciente, similar a una analítica común (de 2 a 8 mililitros), se realiza un procedimiento específico a la sangre. Esta sangre se somete a un proceso de centrifugado que permite obtener el plasma rico en Factores de Crecimiento.

Seguidamente se separa la parte más rica en factores de crecimiento y se descarta el resto, añadiendo cloruro cálcico para liberar los factores de crecimiento plaquetarios y se inyecta directamente en la zona lesionada por vía articular o muscular.

El tratamiento completo normalmente consiste en tres infiltraciones con un intervalo de descanso de una o dos semanas entre ellas. Una vez realizada la infiltración del plasma rico en factores de crecimiento el paciente tendrá que guardar reposo de 24 a 48 horas de actividad deportiva o esfuerzos intensos, pero después ya podrá hacer vida normal. Siempre siendo dictaminado por el médico que lleve el tratamiento, ya que dependerá de la lesión que se quiera tratar. Aconsejan poner hielo en la zona tratada después de la intervención, de 3 a 5 veces al día.

¿Para qué sirven los Factores de Crecimiento?

Los Factores de Crecimiento plaquetarios o plasma rico en plaquetas (PRP) sirven para disminuir el dolor y acelerar la curación de lesiones haciendo posible que el paciente pueda recuperarse en la mitad de tiempo. El plasma rico se utiliza para lesiones de tipo muscular, tendinosa y articular. Puede asociarse a intervenciones quirúrgicas, ya que favorecerá la cicatrización de tejidos. El plasma rico el plaquetas se utiliza en lesiones de tendones, ligamentos cruzados de rodilla, suturas y lesiones degenerativas. Losfactores de crecimiento en rodilla, cadera y otras extremidades son muy efectivos.

Los Factores de Crecimiento también se pueden utilizar en el tratamiento de lesiones de ligamento o articulaciones, patologías musculares y tendinitis crónicas.

Usos de los Factores de Crecimiento:

Existen diferentes usos y aplicaciones para los factores de crecimiento. Son los siguientes:

  • Consolidación de fracturas
  • Injertos óseos
  • Aceleración de cicatrización
  • Pseudoartrosis
  • Artrosis
  • Lesiones tendinosas, musculares
  • Rejuvenecimiento facial con factores de crecimiento
  • Factores de crecimiento en rodilla, cadera, etc.
  • Lesiones del cartílago.

El plasma rico en plaquetas (PRP) es la fracción del plasma derivado de sangre autóloga que después de ser procesada presenta una concentración de plaquetas que es mayor que la basal, y por tanto de factores de crecimiento proteicos responsables de la coagulación. Debido a que contiene factores de crecimiento proteico que poseen una fuerte influencia sobre fenómenos reparativos de las heridas.

El uso de PRP es una alternativa real para conseguir una mejoría evidente e incluso la curación completa de las lesiones como ulceras crónicas en pacientes refractarios a otro tipo de tratamientos, conservadores o quirúrgicos. Esta técnica ha presentado resultados muy convincentes en los últimos años, se está utilizado con mucho éxito en todas las ramas de la cirugía plástica.

Los beneficios de la aplicación del PRP sobre las úlceras son varios:

  • Antiinflamatorio.
  • Regenerante y estimulante de la cicatrización.
  • Hemostásico.
  • Antimicrobiano.

El tratamiento con factores de crecimiento es eficaz tanto para úlceras vasculares, diabéticas, heridas posquirúrgicas y postraumáticas, y el método que utilizamos es totalmente ambulatorio. Este consiste en la extracción de 4 tubos de sangre en cada sesión de aproximadamente 8 cc cada uno. A continuación la sangre se procesa de forma que se obtiene como resultado el plasma, que es el producto final que utilizaremos para llevar a cabo la cura de úlcera. Suelen ser necesarias alrededor de 6 sesiones, 1 vez a la semana (aunque puede variar dependiendo del paciente y del tipo de úlcera).

La ventaja principal es que el producto es totalment inocuo para el paciente, sin efectos secundarios, y además es llevado a cabo por profesionales en la clínica de forma ambulatoria, sin necesidad de ingreso hospitalario.